Cómo afecta la "reducción de riesgo" a los programas de cumplimiento AML

20 de Septiembre de 2017

La última década ha traído consigo muchos cambios para el sector financiero, los cuales han dificultado y encarecido para los bancos, empresas de servicios monetarios (MSB) y otras instituciones financieras el cumplimiento de sus requisitos de normativa contra el lavado de dinero (AML). Bajo la presión de ejecutivos, miembros del consejo de administración y entes reguladores, muchos bancos han tomado pasos firmes para reducir el riesgo de multas y sanciones. Uno de esos pasos que se está convirtiendo cada vez más en una práctica común es cortar lazos con organizaciones financieras de pequeñas dimensiones que se consideran de alto riesgo, incluidas las MSB, organizaciones sin ánimo de lucro, embajadas y bancos emisores.

Conocida en inglés como "de-risking" (reducción de riesgo), esta práctica que utilizan grandes instituciones financieras y ciertas líneas de negocio consiste en romper relaciones o cerrar las cuentas de pequeñas instituciones financieras que consideran de "alto riesgo". Aunque esto minimiza el riesgo para los bancos grandes, tiene implicaciones significativas para los pequeños bancos emisores que dependen de sus relaciones de banca corresponsal para acceder a los sistemas financieros internacionales. Denegarles este acceso aísla aún más a algunas de las zonas más vulnerables del mundo, incluyendo países en vías de desarrollo, y conduce a muchos a usar los servicios de pequeñas instituciones financieras que potencialmente no cumplen la normativa o de "operaciones bancarias alternativas" ilegales para obtener el servicio que necesitan.

El National Bank of Kenya es uno de los bancos afectados que fue noticia después de que el Deutsche Bank decidiera terminar sus relaciones de banca corresponsal con la institución, debido a la sospecha de actividades de blanqueo de capitales. La cuestión de reducción de riesgo ha experimentado también un crecimiento de las mismas proporciones, por ejemplo, en Belice donde solo existen dos bancos que mantienen relaciones de banca corresponsal. La zona del Caribe en particular se ha visto fuertemente afectada por la reducción de riesgo, según un informe del Banco Mundial que indica que el 89% de las jurisdicciones en la zona experimentó un declive significativo de las relaciones de banca corresponsal. La situación es lo suficientemente grave como para que el Caribbean Development Bank (CDB) con sede en Barbados haya incluso intervenido, dedicando 250 000 dólares estadounidenses al aumento de la transparencia financiera y ayudando a limitar la pérdida de las relaciones de banca corresponsal en la zona.

Cambios en el panorama de cumplimiento AML

A medida que intentan moverse en este nuevo panorama, los bancos emisores se han tenido que adaptar y evolucionar con el objetivo de reducir su riesgo para los bancos corresponsales en un intento de evitar la pérdida de las relaciones. La reducción de riesgo está dando forma efectivamente a programas de cumplimiento AML en zonas afectadas al tiempo que las instituciones financieras han tenido que revaluar sus programas como parte de su estrategia de protección.

Estos cambios incluyen:

Usar tecnología más avanzada

Tal como menciona un informe de PwC, aunque una gestión prudente de la relación es seguramente parte de la solución, es solo uno de los factores. Con el volumen masivo de transacciones que se procesan a través de las relaciones de banca corresponsal, los bancos corresponsales tendrán que empezar a usar tecnología más avanzada basada en datos, para supervisar de modo continuo todos los datos y transacciones, y así detectar actividades delictivas tales como lavado de dinero. Según observa Marlon Cooper, director general de Symptai Consulting en Jamaica, "se ha producido una fusión de requisitos reguladores, especialmente en los requisitos de la FATCA (Ley de cumplimiento tributario de cuentas extranjeras). Esto está conduciendo a muchas empresas a descartar sus procesos manuales y optar, en su lugar, por soluciones tecnológicas completas que usan inteligencia y análisis de datos. Las empresas también están buscando soluciones para afrontar el riesgo en todas las áreas posibles.”

Muchos bancos corresponsales están adoptando soluciones tecnológicas que les ayuden a crear un programa de supervisión de transacciones efectivo, lo cual es muy importante para las relaciones de banca corresponsal. Para prevenir riesgos relativos al cumplimiento de la normativa AML, y de ese modo aparentar menos riesgo para las instituciones financieras grandes, los bancos corresponsales están utilizando soluciones que supervisan su información y sus transacciones y generan alertas que facilitan la rectificación del problema antes de que impacte negativamente a las cuentas de los bancos corresponsales.

Las soluciones de cumplimiento AML avanzadas se están utilizando también para detectar datos que faltan o están incompletos durante el proceso de registro, por eso resulta esencial que exista un proceso de verificación establecido que asegure que se cumplen los requisitos de la normativa relativa a conocer a sus clientes (KYC). Asimismo, las soluciones AML también deben calcular y mantener puntuaciones de riesgo de clientes basadas en métricas definidas que se actualizan a medida que cambia la información o circunstancias del cliente. Esto ayuda a asegurar que los bancos corresponsales conocen, en cualquier momento, el riesgo que supone para ellos cada cliente, y por consiguiente, para sus bancos corresponsales asociados.

Superar las expectativas

Para asegurar la fidelidad de sus bancos corresponsales asociados, los bancos emisores tienen que demostrar cada vez más su adhesión a sus programas de cumplimiento AML, no solo cumpliendo las expectativas mínimas que establece el ente regulador, sino superándolas. Por ejemplo, algunas instituciones están adoptando la recomendación del Banco Mundial de solicitar a sus clientes que presenten un formulario firmado en el que aparezca la identidad y los detalles del beneficiario efectivo en última instancia de una relación empresarial o de una transacción. Aunque no lo exija la ley, estos formularios pueden disuadir a los individuos para que no falsifiquen información porque declaran que aquellos que presenten información falsa en el formulario de manera deliberada sufrirán sanciones penales.

Los bancos emisores también están haciendo un esfuerzo extra para estar al día de tendencias y metodologías más efectivas, y están haciéndolo lo mejor que pueden para anticipar los cambios que se aproximan. Ser capaz de prever nuevos tipos de actividades delictivas y responder de manera proactiva es valioso cuando se trata de proteger las relaciones de banca corresponsal. Esta capacidad está ayudando a los bancos corresponsales a estar mejor preparados para determinar si un servicio específico es vulnerable a nuevos riesgos y les permite decidir si sencillamente no les merece invertir más esfuerzo o recursos. Comunicar esta decisión a los bancos emisores demuestra que la estrategia de cumplimiento está funcionando dentro del banco corresponsal y es una indicación de que están dispuestos a tomar decisiones difíciles relacionadas con el cumplimiento, cuando sea necesario.

Comparar apetitos de riesgo

Bancos corresponsales tales como el National Commercial Bank Ltd. (NCB) en Jamaica se han dado cuenta de que si el apetito de riesgo no coincide con el del banco emisor, hay una mayor posibilidad de reducción de riesgo. Como observó Dave Garcia, director general, Group Legal & Compliance de NCB, en un reciente seminario web sobre reducción de riesgo, los bancos corresponsales proactivos están ajustando sus programas de cumplimiento AML mediante la evaluación objetiva de su apetito de riesgo y la documentación formal de una evaluación de riesgos en sus organizaciones cuando es posible. Si no se puede desarrollar una evaluación de riesgos, el banco debe entender bien sus riesgos basándose en su modelo y estrategia de negocio. Algunos bancos corresponsales también están reduciendo el riesgo mediante la asignación de recursos adicionales a áreas de riesgo para proporcionar una cobertura más completa.

Además, bancos tales como el NCB están poniendo en práctica otras medidas para reducir los niveles de riesgo. “"Debe comprender bien el riesgo y saber cómo gestionarlo", dijo Garcia. “En lo que se refiere a la supervisión de flujos de efectivo en moneda extranjera procedentes del NCB, combinamos actividades relacionadas con las políticas y actividades basadas en comisiones y transacciones. Por ejemplo, aumentamos las comisiones asociadas a transferencias de moneda extranjera en efectivo, con el objetivo de ayudar a dirigir la actividad hacia instrumentos de pago y transferencias directas. También impusimos límites a las transacciones de moneda extranjera en efectivo, tanto para nuestros pequeños comercios como para nuestros clientes de instituciones financieras.”

Equipar al personal apropiado

Como respuesta a la reducción de riesgo, muchas instituciones financieras pequeñas han empezado a redistribuir el personal como sea necesario para satisfacer mejor las necesidades de sus bancos corresponsales asociados. Además, estos empleados están recibiendo cursos de formación avanzados para que conozcan mejor no solo los requisitos de AML/CFT (combatir la financiación del terrorismo) sino también las expectativas del banco emisor. El personal designado se comunica frecuentemente con sus bancos corresponsales asociados, inspirando confianza en su programa de cumplimiento al tenerles informados de sus actividades comerciales. Los empleados que cuentan con habilidades para comunicar de una manera clara, oportuna, completa y precisa son los que se asignan a estas funciones.

Se realizan también cambios en el personal para asegurar que existe un número suficiente de empleados dedicados a verificar la precisión de la información de cualquier cliente obtenida durante el registro y durante su relación con el banco. Algunos bancos corresponsales, tales como el NCB, han designado a personal separado para que se responsabilice de recopilar esta información y verificar que sea precisa y no contenga errores.

Más que una fase

Aunque es una realidad desafortunada, la reducción de riesgo es una práctica que no hace más que ganar impulso. Para proteger sus intereses comerciales, tanto los bancos emisores como los corresponsales deben seguir desarrollando continuamente sus programas de cumplimiento AML y adaptarse al panorama. Al demostrar su apoyo a un robusto programa de cumplimiento, los bancos emisores suponen menos riesgo y, en consecuencia, representan una menor responsabilidad para sus bancos corresponsales asociados, asegurando un acceso continuado a las relaciones de banca corresponsal, de las cuales dependen muchas regiones del mundo.

Para obtener más información sobre cómo la reducción de riesgo está afectando a las relaciones de banca corresponsal, consulte nuestro folleto técnico, Tres procesos clave para salvar sus relaciones de banca corresponsal.

 

Andrew Simpson

Andrew Simpson cuenta con casi 20 años de experiencia en auditoría de sistemas de información y seguridad empresarial; específicamente en el análisis de datos, la investigación y el análisis forense de seguridad de la información. Es un colaborador habitual en diversas conferencias de auditoría y es reconocido en la profesión como experto en supervisión continua de controles y garantía de ingresos.

Conecte con:   Andrew Simpson

« Volver a Blog

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.